Trompetas celestiales (Parte III)

Pero sus amigas nunca quisieron ir a verla. Siempre que las llamaba, inventaban excusas y decían que era imposible cumplir con el requerimiento de Rosa. Primero dijeron que como vivía tan alejada, no tenían suficiente dinero para pagar el pasaje de ida y vuelta. Pero cuando ella se ofreció pagarles los pasajes y hasta enviarles Lee más

Los ogros en la noche

Cuando nací, fui abandonada por mi madre. Fue mi padre quien me crió. De mi mamá no puedo ni recordar el rostro. Lo que sé de ella es porque mi papá me lo ha contado. Sé que alguna vez intentó vendernos, a mi hermana y a mí, y que luego fue mi papá quien corrió Lee más