Luz de mi vida

Al fin todo había terminado. Con esa última puja, no solo se había liberado de un cuerpo extraño, sino que también la ansiedad que la había acompañado durante los últimos nueve meses había sido expulsada vehementemente, como el corcho de una botella de champán bien agitada. Habría podido dejar de esconderse, seguir con su vida. Lee más

¡Me gustó! Lo comparto.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Tuya, Celia

De: celia.reyes@gmail.com A: s.valdelomar@gmail.com Objeto: Con el afecto de siempre Mi querida Sandra: He pensado mucho en ti y en la conversación de nuestro último encuentro. ¿Recuerdas el viento que soplaba ese día, que no te dejaba ni prender tu cigarrillo, mientras estábamos sentadas en la terraza del café? Ahora desde ese mismo café, no Lee más

¡Me gustó! Lo comparto.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr