Como la primera vez

La clara luz del tibio sol de abril se desenrollaba sobre el parque como una alfombra amarilla sobre la cual se disponía a hacer su entrada triunfal la primavera. Las violetas empezaban a vencer su proverbial timidez y a mostrarse cada vez más coquetas y las golondrinas, de vuelta desde el fin del mundo, abrían Lee más