La boda

El dolor siempre es un huésped indeseable, desechable. Y aún más cuando estás en espera de una gran felicidad, y en su lugar aparece él, al que no habías invitado y que no sabes cómo atender. Nunca es bienvenido, pero a veces también es inoportuno. Y es cuando más duele, porque te deja añorando algo Lee más

Raíces

Cierro los ojos y lo veo frente a mí. Sus raíces vigorosas hundidas en el pasto húmedo, inmenso, su tronco elegante y estilizado, sus ramas que se elevan hacia el cielo como brazos de mendigos, y su copa majestuosa entre la que destacan los mangos maduros, pequeños soles luminosos. Qué curioso, hace tiempo que ya Lee más